Seleccionar página
Okuden: el gran regalo de sanar tu pasado

Okuden: el gran regalo de sanar tu pasado

¿QUÉ PASARÍA SI TU MAYOR DOLOR DEL PASADO SE DISOLVIERA EN TU MENTE?

¿Te gustaría viajar en la máquina del tiempo, sanar tu pasado

y acceder a la plenitud interior? ¿Te atreverías a emprender ese viaje?

Tu mente es en cierta manera, una herramienta torpe e inocente.

 

Cuando por ahí escuchamos que el tiempo no existe nos resulta difícil de asimilar. 

Esto ocurre porque estamos prisioneros de la mente y ella no sabe distinguir las imágenes del pasado, de las del presente…

…o incluso de las que provienen de tus propias fantasías de futuro.

Para tu mente todas las imágenes son reales

Entonces…

 ¿Qué pasaría si tu pasado se disolviera como por arte de magia, llevándose todos tus conflictos, tus traumas y tus carencias y dejara de condicionar tu presente y tus perspectivas de futuro?

Si eres como yo, seguramente has tenido un momento las pupilas dilatadas pensando en lo bueno que podría ser… e inmediatamente has sentido la angustia de perder todos esos recuerdos entrañables a los que ninguna persona quiere renunciar.

Cosas como…

✓ El perfume del cabello de mamá…
✓ La voz de papá…
✓ La sensación de seguridad de ir de la manita con papá y mamá por la calle…
✓ Mi perro Pancho…
✓ Jugar con los colegas en el patio…
✓ El primer aleteo de mariposas en el estómago cuando él me miró…
✓ El primer beso…
✓ Descubrir el sexo…
✓ La primera mirada de tu hijo…

Claro que no.
Nadie quiere ni debe perder esos y otros muchos recuerdos que me vienen a la mente…

Pero también hay recuerdos que hemos hecho el intento de borrar, y que se han quedado ocultos, enterrados en nuestros subconscientes. 

Y estos recuerdos de vez en cuando murmuran y mueven algo del presente generando mucho dolor.

Entonces…

¿Podría ser que existiera una forma de liberar esos fantasmas y no tener que tener compartimentos cerrados que ponen en peligro el Bienestar  y la Realización en nuestra vida? 

¿Podría ser posible que un día pudiéramos mirar hacia esas zonas erróneas, sin sentir opresión o rabia, sino simple ternura… o nada?

¿Es posible reescribir el pasado, a un nivel de resonancia, para poder relacionarnos mejor con él y que dejara de hacernos daño?

 

Bueno, vengo a decirte que no sólo posible: es necesario.

 Y no sólo es necesario: ¡es urgente!

Recuerda: para tu mente todas las imágenes son reales.

Pero quedémonos con lo mejor: es posible y es fácil.

A través del Método Reiki, desde el primer nivel (Shoden) ya comienza una reestructura completa de la vibración…

…aunque en verdad es en Okuden (Nivel II de Reiki Usui Tradicional) cuando tienes acceo a la vibración y a las herramientas específicas para poder sanar tu pasado.

Sí, en Shoden (Nivel I) se sientan las bases.
Empieza la reestructura de la vibración, y se producen los primeros cambios que te permitirán avanzar con comodidad y sin sufrir demasiadas crisis emocionales o relacionales.

Ahora bien…
De nada te serviría apuntarte a uno de esos cursos express en los que te prometen estos dos niveles simultáneamente.

El Método Reiki no se puede hacer con prisas, porque depende de comprensiones, cambios, reflexiones que estas comprensiones y cambios producen, crisis, resistencias… en fin movimientos de sanación que requieren su tiempo.

(Tengo que decirlo: es muy triste que algunos iniciados renuncien a esto, y mucho más triste que haya maestros que no lo hayan aprendido y se lleguen a sentir maestros).

En toda disciplina de desarrollo personal hace prácticar y observar,

para asentar e integrar tus procesos profundos.

Pero volvamos a tu dolor proveniente de tu pasado, que es lo que nos ocupa hoy.

 

El trabajo con el pasado es crucial en Okudeny es una de las grandes oportunidades que nos ofrece el Método Reiki. (aquí tienes más información sobre este nivel)

Mira:

A través de este bello y profundo trabajo he visto a personas pasar por procesos muy hermosos… como

 Recuperar la voz perdida en la memoria de una hija que había perdido a su madre cuando tenía 3 años.

  Recuperar un paseo en la playa con un padre excluído, en el que la iniciada se hizo daño en el pié “papá me quitó la piedra y mamá me curó” 

 Emociones ocultas y profundas que llevaron a descubrir a otra iniciada, (enfadada con su padre) que descubrió que aquel hombre sencillo no dormía por las noches para mover la cuna de su niña para que no llorara…

Son tantas, tantas las historias preciosas que no podría contártelas todas en un solo libro. 

Todas, emotivas, removedoras y reveladoras… y en el Seminario Okuden-Reiki Sistémico® que ofrezco una vez al año, suelo contar algunas que selecciono según las necesidades y el carácter del grupo.

Historias de reencuentros y reconciliaciones largamente esperadas.

Historias que cambiaron para siempre la perspectiva de estos iniciados sobre su infancia y sobre sus padres… cambiando así, para siempre y para bien, su Vida.

Avancemos entonces.

Aquellas cosas del pasado que te dolieron o que ocultaste por rabia o por vergüenza, no necesitan ser olvidadas.  

La clave es la siguiente: pensar en ellas todo el tiempo nos ancla en el pasado y nos lastima…

Pero ignorarlas, no las hará desaparecer.

Por el contrario: las hará crecer.

Ya lo has intentado y a veces has llegado a creer que lo has conseguido.

Pero la resonancia del dolor permanece allí en alguna parte esperando una oportunidad para mostrarse.

Jamás dejarán de esperar una oportunidad de manifestarse.

Y jamás dejarán de susurrar en tu oído.

No hasta que lo resuelvas.

Y tengo muy malas noticias para ti:

 

Jamás lo resolverás hasta que tu perspectiva cambie… gracias a un detalle perdido que se te había perdido en el tiempo.

O que te ocultabas a ti misma por dolor.

Quizás un recuerdo que al ser mirado desde el presente ha de cambiar completamente el significado de una parte crucial de tu pasado..

 

Y eso es lo que te ofrece el Método Reiki.

Ese es el trabajo que harás metiéndote a fondo y sin expectativas en la resonancia de tu pasado.

Uno de los grandes legados de Mikao Usui, el hijo del hombre que cambió su apellido en honor a un episodio heróico de su padre muerto.

Es una de las cosas que hace tan honorable el camino de este Arte, que a través de Reiki Sistémico®, te ofrecemos iniciar en el Liceo.

Para que ganes en autonomía, en libertad, en sabiduría.

Para que sanes profundamente tu vida y tu sola presencia sea de Buena Ayuda para los demás.

 

Espero que sirva.

Que tengas un feliz presente!

 

Pilar Rodríguez-Castillos

Soy Pilar Rodríguez-Castillos y ayudo a mujeres inteligentes, sensibles y perceptivas, a encontrar el verdadero significado de sí mismas y a emprender el camino hacia la Realización Plena y hacia el Pleno Bienestar.

Y lo hago sin empujarles al pensamiento mágico, ni a las creencias sin fundamento, a través de la comprensión de la energía que mueve los hilos de sus vidas.

Olvídalo ya. Eres lo que eres. Lo demás es ego.

Olvídalo ya. Eres lo que eres. Lo demás es ego.

 El ego se cuela en tus acciones cuando menos te lo esperas.

A veces sencillamente aparece intentando “parecer simpática”.

¿Por qué alguien iba a querer “parecer simpática” en lugar de sencillamente “ser”?

¿Quieres saber que oportunidad estás perdiendo?

Caer bien, parecer simpática, querer que los demás te aprueben es la actitud del Niño. Es una búsqueda de la mente, proviene del pasado, y se salta el presente a la torera.

Los “adultos interesantes” nunca están preocupados por como los ves: están demasiado interesados disfrutando, divirtiéndose o creando nueva realidad.

Bueno, y a veces… decidiendo si van a desaparecer porque no resuenan con lo que les rodea, y como hacerlo con un cierto grado de elegancia.

Mira… ¿Alguna vez te has parado a pensar lo que es el ego?

No pienses que es soberbia o una super-autoestima.

El ego es la mente.

Son los esquemas mentales al mando de tu vida.

Es lo que entierra tu verdadero yo y lo asfixia hasta que lo hace desaparecer.

No tiene mala intención. Ni siquiera ninguna intención ¿sabes?

Es como windows: hace lo que está destinado a hacer (con suerte) y no le pidas más.

Pero no es el alma de la máquina, ni puede funcionar fuera de ella.

¿O acaso alguna vez has visto un windows tomando café en tu cocina?

Y tampoco un ego ¿verdad? ^_^

Pues eso.

Tu ego es un programa resolvedor de problemas.

Pero si está al mando te crea problemas porque solamente puede funcionar con información que proviene del pasado.

O con conjeturas sobre el futuro.

Entonces el ego te quita del presente, te quita del Adulto, y te quita de la realidad.

Es realmente un mal plan que se mantenga al mando de tu vida.

¿Todavía no te ha quedado claro lo que es el ego?

Bueno…

Si eres muy de redes sociales esta vez lo comprenderás mejor:

El ego es lo que hace que escribas onomatopeyas en las redes sociales o repitas letras hasta la saciedad.

 

(Piénsalo: ¿Qué adulto centrado iba a escribir o decir:

– “Siiiiiiiiii… yo tambiéeeeeeeeeeeeeeeeen lo creooooooo” sin sentirse algo raro al hacerlo?)

 

También hay egos que no participan mucho en las redes sociales excepto para criticar, mostrarse airados y dignos… y así diferenciarse.

No tengo problemas con que las personas hagan lo que quieran.

Pero a la hora de la verdad siempre me pregunto…

¿Por qué alguien iba a querer diferenciarse?

Diferenciarte es un esfuerzo enorme e inútil, no hay nada que hacer:

eres igual a todos los mamíferos humanos.

 

Lo que te puede diferenciar de los demás, en esta época de egos confusos y descontrolados, justo es ser tu misma y pasar del ego.

 

 El problema de esto es que cuando estas desordenada ser tu misma te duele.

No hay una regla general para explicar rápidamente por qué es así, pero lo es.

Eres igual a todos los mamíferos humanos.

Fin.

 

Cuando no estás en sintonía enfrentarte a ti misma es doloroso.

Por eso intentas huir del presente.

El problema es que el dolor aumenta.

La solución es conocerte, aceptarte y vivir tal como eres.

 Presencia 

 Humildad 

  Paciencia

 Fuerza Interior

Vale la pena ejercitarlo porque es lo único que hace realmente la diferencia, tengo que decirlo.

Entonces a lo que iba.

En realidad cuando el ego se pone al mando (de tu imagen o de lo que sea) estás desperdiciando una buena oportunidad.

¿Quieres saber que oportunidad estás perdiendo?

¡La más grande de todas!

 La oportunidad de vivir tu vida en sintonía contigo misma.

Y de que alguien te vea tal como eres y pueda admirar tu belleza y tu singularidad

Y de que se cree una comunicación fluida con otro ser humano.

 

Con un solo ser humano que te vea, te acepte, y quiera comunicar contigo alcanzaría para hacer una emocionante diferencia en tu vida… ¿te das cuenta?

Porque uno sólo es lo que es, y todo lo demás sobra para sacarle el máximo partido a la vida.

Que es de lo que se trata.

¿Comprendes lo que te quiero decir?

Puedes enviarme comentarios e intentaré tocar los temas que surjan en otros artículos

 

Espero que sirva.

¡Que tengas un feliz presente!

 

Pilar Rodríguez-Castillos

Soy Pilar Rodríguez-Castillos y ayudo a mujeres inteligentes, sensibles y perceptivas, a encontrar el verdadero significado de sí mismas y a emprender el camino hacia la Realización Plena y hacia el Pleno Bienestar.

Y lo hago sin empujarles al pensamiento mágico, ni a las creencias sin fundamento, a través de la comprensión de la energía que mueve los hilos de sus vidas.

Sobre el insoportable poder de la Pertenencia

Sobre el insoportable poder de la Pertenencia

Más allá de la Vida y de la No-Vida hay algo que nos mueve, que nos condiciona, que nos arraiga, y a lo que desde un nivel inconsciente le damos una absoluta prioridad: la Pertenencia.

Es la ley primera y la que lo condiciona todo.

Es la más importante. 

Necesitamos pertenecer, y cuando nos sentimos excluídos el dolor comienza a depositarse en nuestra alma y invadirlo todo.

Sabemos que el gran castigo, el más insoportable, el más cruel para el alma humana, es ser condenado al ostracismo. Cuando alguien nos mira con desprecio y nos retira la pertenencia, por un momento lo haríamos todo, incluso falsear la realidad y culpar a otros, incluso morir o matar… con tal de no ser separados de lo que consideramos nuestro lugar de pertenencia.

La Pertenencia es, de las tres grandes leyes sistémicas, la más importante y la primera.

Todos tenemos derecho a pertenecer.

Nadie puede ser excluído y nadie tiene derecho a excluir.

Y cuando alguien es excluido o hace un movimiento para excluir, el sistema familiar ser revuelve de tal manera que todos sus miembros sienten el dolor de alguna manera.

E inconscientemente todos quieren reincluir al excluído, para dejar de sufrir.

Pero…

  

✓ ¿basta con ser amable y aceptar a todo el mundo en el salón de casa? 

¿es suficiente tomar una cerveza con el compañero que nos gustaría ver desaparecer?

¿es suficiente sonreir en el rellano al vecino ruidoso al que nos gustaría gritar algunos improperios?

¿alcanzará con justificar aquel aborto, o con culpar al ex del fracaso de nuestro matrimonio por nuestra buena conciencia?

¿alcanzará con así justificar el mantenerle lejos de nuestra vida y razonablemente excluído de la vida de nuestros hijos?

Todos pertenecen.

Supongo que ya te habrás dado cuenta de que ni por un momento es suficiente.

En realidad todo ese paripé no hace más que agravarlo todo, y crear más dolor y más desorden.

En muchas ocasiones en el curso de una Constelación podemos observar como el representante de alguien que estaba provocando dolor en un descendiente por su indiferencia o por su falta de afectividad, está mirando fijamente a un excluído.

No puede ver nada más: el resto de la realidad se desdibuja para él.

El representante no sabe quien es, pero siente en su alma que nada es tan importante como mirarle, acogerle, cuidarle.

Está abstraído y conmovido.

Y no tiene fuerza para mirar nada más.

Cuando el descendiente, que es quien ha pedido la constelación, consigue ver lo que está pasando.

 consigue reincluir al ancestro que faltaba, el ancestro abstraído se libera y ya puede ver a la hija o al hijo,

o al nieto al que no podía mirar.

Estas escenas se ven con frecuencia porque una enorme cantidad del dolor que sufrimos, tiene relación con

esta búsqueda desesperada de reincorporar al que falta

Entonces, no.

No.

No basta la sonrisa social o el respeto declarado.

Es una cuestión de resonancia.

Creo que sabes a qué me refiero.

Estas reglas sociales de mantener la cohesión en la familia a costa de todo, tienen un trasfondo sistémico, pero en el camino han perdido el fondo y se han quedado en la forma. 

Te pongo un ejemplo.

Imagina que tienes una cuñada que desde el principio no te ha gustado demasiado, pero a la que tratas educadamente para no tener problemas con tu marido.

Desde luego esto es socialmente muy correcto….

Ahora, internamente te gustaría que desapareciera porque es de una manera que a ti no te gusta para nada.

De hecho tu verdadero sentimiento es que te gustaría que desapareciera de tu vida y de la de tu familia.

Bien.

A nivel sistémico este sentimiento oculto es igual que el deseo de muerte.

“Ojala desaparezcas” no tiene grandes diferencias con “Ojalá murieras’.

De hecho es la forma más efectiva de hacer “desaparecer” a una persona.

Y c como sabes de vez en cuando alguien lo ha hecho.

Es importante que comprendas que lo sistémico no tiene nada que ver con las creencias morales, entonces esto que te explico es algo que estamos mirando sólo a través de una mirada sistémica.

Estamos mirando el movimiento y el comportamiento de la energía de los sistemas. 

La moral aquí no nos interesa en absoluto. 

Vamos ahora a seguir con el ejemplo de tu cuñada.

Ahora vamos a ponernos en su lugar.

Imagina que eres ella y que recibes esa sonrisa que esconde un puñal envenenado.

Sólo necesita ser una mujer humana y nada más para sentir la disonancia entre tu sonrisa y tus sentimientos.

No le hace falta ser especialmente sensitiva: las personas nos movemos continuamente por resonancia.

El mensaje le llega: “ojalá mueras”, y tu sonrisa y tus palabras agradables lo hacen confuso e irritante.

Va a pensar “creo que ella no es sincera”, y en el peor de los casos va a sentir

-“Este es mi sitio. Mejor que mueras tú”

…y comenzarán a surgir los problemas.

Porque ella querrá justamente reafirmar su derecho a la pertenencia, y se iniciará una lucha angustiosa, que puede durar varios años hasta que una de las dos realmente desaparezca.

Luego, cuando alguna de las dos muera, si este conflicto no se ha resuelto, un descendiente recogerá el testigo y querrá, por amor a una de las dos o a las dos, repararlo.

 

Y mientras esto continúa más allá de la muerte, ese descendiente, que puede ser por ejemplo tu hija, no podrá mirar nada más que el conflicto.

No tendrá fuerza para nada más.

Y en muchas ocasiones vivirá internamente la resonancia de ambas partes del conflicto.

Esto desde luego es una imperdonable simplificación para explicarte que además de la desconfianza que crea la disonancia entre un mensaje verbal y uno vibratorio, este tipo de situaciones crean un gran conflicto de pertenencia que no terminará tras la muerte de sus protagonistas.

Continuará hasta que alguien le diga al excluído, con mucha resonancia, con mucho amor, con mucha apertura:

– “Tú También Perteneces”.

Fundamentalmente porque es la verdad última. Porque todos pertenecen.

Y lo tiene que decir desde su lugar adecuado.

De nada va a valer si lo dice como si hiciera un favor.

La reinclusión implica reincoportarle al lugar que le correspondía desde el principio, y que consistentemente no le fue del todo reconocido.

Como ves, para que sea respetada la Ley de Pertenencia, hacen falta más que palabras.

Otras  formas de exclusión que alteran esta Ley dentro del Sistema Familiar y que crean mucho dolor, son…

✓ los hijos no deseados (aunque luego le amas, el rechazo a la noticia, la duda sobre si le tendrás o no le llega al embrión y marca su destino…),

✓ un aborto (el niño querrá ser reconocido como hijo, sus hermanos no se sentirán en su lugar),

✓ un hijo fuera del matrimonio que ha sido ocultado por vergüenza…

una relación oculta,

✓ alguien que avergonzó a la familia y fue apartado.

✓ Un crimen…

Los sistemas familiares (sí, incluso el tuyo) están repletos de estos movimientos.

Y cada uno de nosotros somos profundamente fieles a muchos de estos ancestros en determinados momentos de la vida: la pertenencia nos importa a tal punto que llegamos a renunciar a nuestra propia felicidad, con tal de intentar reincluir o sustituir al excluido que falta.

Entonces, revisa tus ideas profundas sobre la pertenencia.

¿Te sientes excluída?

Mira bien a quien excluyes tú!

Y comienza ya mismo a reparar todo lo que puedas: las Constelaciones Familiares son la terapia más adecuada para que esté trabajo sea rápido y eficaz.

Y la reinclusión que llevamos a cabo, alivia el dolor del sistema y te libera a ti de tus fidelidades inconscientes.

Te libera y te da fuerza.

Fundamentalmente porque te hace descubrir hasta que profundidad y a que nivel de compromiso insoportable tú también perteneces.

Espero que sirva.

Que tengas un feliz presente.

 

Pilar Rodríguez-Castillos

Soy Pilar Rodríguez-Castillos y ayudo a mujeres inteligentes, sensibles y perceptivas, a encontrar el verdadero significado de sí mismas y a emprender el camino hacia la Realización Plena y hacia el Pleno Bienestar.

Y lo hago sin empujarles al pensamiento mágico, ni a las creencias sin fundamento, a través de la comprensión de la energía que mueve los hilos de sus vidas.